Yelena Grigoryeva, la mujer que nunca dio la espalda.

Yelena Grigoryeva fue una mujer lesbiana activista del movimiento LGBT+ y del movimiento antiguerra ruso. Yelena formaba parte de la Alianza Heterosexual-LGBT+ de su ciudad, así como de un importante grupo de activistas que alzaron su voz a favor de la democracia, la libertad y la inclusión en la vibrante y creciente comunidad LBGT+ de San Petersburgo.


Su lucha fue constante e insistente. En Rusia lxs personxs LGBT+ son víctimas de abusos, discriminación y agresiones a diario, muchas veces por parte del estado. Recordemos que a pesar de que el gobierno ruso despenalizó desde hace años la homosexualidad se han aprobado terribles leyes que atentan contra la libre expresión de género. Por ejemplo, la eliminación de propaganda con relaciones “no tradicionales” entre menores o que en la ciudad de Moscú se prohibieron los Desfiles del Orgullo hasta el año 2112.


Los reportes de crímenes a miembrxs de la comunidad son constantemente ignorados por las autoridades. El caso de Grigoryeva no fue la excepción. Ella informó a la policía que estaba siendo amenazada y no hubo respuesta, la dejaron sola y desprotegida. La pandilla homofóbica Saw, actualmente conocida como Knife International filtró una lista con nombres y datos personales de activistas y personas LGBT+, entre los cuales figuraba Yelena. 


Poco tiempo después encontraron su cadáver en unos arbustos afuera de su casa. Fue estrangula y apuñalada repetidamente por la espalda, quitándole así, su derecho a la vida a los 41 años. Su asesinato despertó sed de justicia por parte de sus colegas, que, con la opción de huir de su país, han decidido permanecer en Rusia y luchar por sus derechos y los de su comunidad.


La versión oficial de la Policía de San Petersburgo señala que estuvo metida en una pelea bajo los efectos del alcohol y que sus opiniones políticas y activismo no estaban relacionados con su asesinato, estando su nombre y datos personales en la “lista de muertos” de Knife International. Hace un mes el grupo de odio anunció una expansión con sedes en países como Polonia y Ucrania, para conspirar contra activistas LGBT+ de toda Europa bajo el lema de “cázalos, encuéntralos, mátalos y te pagaremos”. Conmemoremos la vida y lucha de esta valiente mujer, y no descansemos hasta que todos seamos iguales en todos lados.