"No puedo trabajar, soy demasiado gay"

Por Arnulfo Batta


La frase “no puedo ir a trabajar, soy demasiado gay” tal vez se escuche un poco loca, pero fue utilizada en una protesta pacífica en Suecia en 1979. En aquel año les miembres de la Federación Sueca para Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (RFSL) organizaron la toma del edificio de la Junta Nacional de Salud y Bienestar. Este organismo gubernamental era el encargado de clasificar las enfermedades mentales.


Tristemente la homosexualidad era erróneamente considerada una enfermedad mental. La huelga de la RFSL exigía que esto cambiara y lo usaron a su favor.


La protesta duraría una semana, lo cual ponía en peligro los empleos de quienes participaban en ella. Aunque la mayoría no deseaba hacer pública su orientación sexual, algunos la reportaron a Seguridad Social como su excusa para no ir a trabajar (too gay to function). Elles mismes usaron la tipificación de la homosexualidad como condición médica para poder participar tranquilamente en la toma del edificio.


Su acto tuvo consecuencias positivas pues no pasaron ni dos meses para que el director de la Junta removiera permanentemente la homosexualidad de la lista. Une de elles incluso consiguió apoyo económico por parte del gobierno para su “enfermedad”.


En conclusión, los argumentos de les homofóbiques son tan absurdos que pueden ser usados en su contra. Y nuestros derechos serán garantizados por el gobierno cuando les damos donde más les duele; la economía.