¿Soy bisexual o pansexual?


Primero, ¿qué significa ser bisexual?

Originalmente, se refería a la posibilidad de sentirse atraíde (de manera sexual o romántica) hacia personas de ambos sexos; sin embargo, activistas han ampliado el concepto para referirse a la atracción por personas de “más de un género”.

¿Por qué ha cambiado el concepto de bisexualidad?

La palabra “bisexual” precede muchos estudios y conceptos alrededor del género y la identidad de género, por lo que en su momento referirse a “dos sexos” abarcaba todo el espectro. Con el paso de los años y la aparición del concepto de lo “fluido” del género, aparece la necesidad de ampliar el concepto.

¿Qué significa, entonces, ser pansexual?

El prefijo “pan” significa “todos”, por lo que una persona pansexual puede sentirse atraída hacia una persona de cualquier género. Algunas personas definen la pansexualidad como la “atracción hacia la personalidad y no hacia el género”.

O sea, ¿son lo mismo?

Estrictamente, no: no es lo mismo poder sentirse atraíde por “más de un género” que por “todos los géneros”. Sin embargo, la diferencia entre ambos conceptos es muy flexible y cada persona podrá ubicarla donde prefiera.

Si los conceptos son tan similares, ¿por qué usar ambas palabras y no solo una?

Al ampliar el espectro del género algunas personas prefirieron usar una nueva palabra para cargarla de una identidad distinta, mientras otras decidieron ampliar el concepto con el que ya se sentían cómodas.

Si solo me siento cómode con la palabra “bisexual”, ¿soy transfóbique?

Para nada. Hay personas que creen que la palabra “bisexual” excluye a la comunidad trans y a las personas no binarias, pero en términos referentes a nuestra sexualidad solo nosotres podemos decidir cómo queremos llamarnos y ser llamades.

¿Puedo ser pansexual después de haber sido bisexual?

¡Claro! Puedes cambiar de término cuantas veces lo decidas o incluso identificarte con ambos al mismo tiempo. La sexualidad es un aspecto de nuestra vida que cambia constantemente y debemos sentirnos con la libertad de explorar, conocer, nombrar y renombrar cuantas veces queramos.