¿Queremos destruir los valores?

Por Juan Mascorro

¿La Comunidad LGBTIQ+ quiere destruir los valores cristianos tradicionales?


¡SÍ! (Solo quería decir eso para ver cuántos haters brincaban)


Esta afirmación se ha convertido en el grito de guerra de muchos grupos conservadores de derecha anti derechos. Lo que ellxs pierden de vista es que los valores cristianos tradicionales que defienden son SU percepción e interpretación.


Pongamos un ejemplo simple: los Mormones son cristianos; no deben beber café, té ni alcohol, ni decir groserías. Los Testigos de Jehová son cristianos y no fuman ni pueden emborracharse. Los católicos son cristianos y deben de ayunar y someterse a abstinencia en cuaresma. Las 3 denominaciones que acabo de mencionar son cristianas, las 3 tienen la misma base religiosa, pero la llevan a cabo de formas distintas; tienen diferencia de dogmas pero siguen teniendo el mismo dios.


¿Ves a algún católico marchar porque los mormones no vayan con ellos por un café o por una chela? ¿Te has topado a algún testigo de Jehová haciendo protestas porque las taquerías católicas no venden arrachera los viernes de cuaresma?


No.


“¡nO hABlamOS dE eSO! ¡LOs LGTIQ+ qUieRen aCAbaR coN La faMiLia!”


El concepto de familia, incluso dentro de los “valores cristianos tradicionales” ha cambiado infinidad de veces en los últimos 500 años; incluso hoy vas a encontrarte sacerdotes católicos que insisten que lo verdaderamente cristiano es que la mujer no trabaje y se quede en casa. El modo en que la “familia” como modelo social se construye y evoluciona va de la mano con las necesidades y transformaciones que vivimos como cultura y especie. Habrá familias cristianas en países africanos, asiáticos y de Oceanía que la viven de modos totalmente distintos a las familias de derecha de nuestro país.


El único valor verdaderamente FUNDAMENTAL en el cristianismo es el Amor. Un Amor que, muchas veces, se vive más en nuestra Comunidad.


Así que la siguiente vez que escuches ese grito de guerra de los antiderechos, recuérdales que ellos no quieren defender “valores”. Ellos quieren imponer el esquema de vida que les permite tener un control patriarcal incuestionable en la sociedad que evite que otres podamos amar como queremos, sin cuestionar, sin juzgar, solo desde la aceptación y el respeto. Y eso, amigues mios, eso sí es tener mucho valor.