¿Qué es ser queer?


En la lucha por la diversidad, se han tomado dos grandes caminos:

  • Algunes han optado por ir agregando nuevas identidades a las siglas LGBT, visibilizando a las nuevas formas que vamos reconociendo de existir, desear y amar.

  • Otres han optado por usar una palabra -queer- como un término “sombrilla”, es decir, una palabra que engloba a todas las identidades no hetero y/o cis.

Pero ser llamade “queer” no siempre fue algo bonito: Según la periodista Merrill Perlman, fue alrededor de 1513 que la palabra queer se usó por primera vez en el inglés para referirse a algo anormal, peculiar o extraño. Por ahí de 1914 es que esta palabra empezó a ser utilizada para agredir a las personas no heterosexuales y/o cisgénero.

Sin embargo, en la década de 1980 inició un movimiento por reapropiarnos de la palabra queer: de una forma similar a lo que han hecho otros grupos sociales marginados, tomar un término usado para deshumanizarnos y dotarlo de significados nuevos. Celebrarnos con algo que, a lo largo de la historia, nos causó dolor.

El término queer nos sirve a muches quienes consideramos que no cabemos en etiquetas más específicas y/o estrictas. Por ejemplo, en una publicación en el portal them, la escritora Tai Farnsworth dice que su sexualidad es compleja (si tuviera que definirlo se considera bisexual pero homorromántica) y que prefiere identificarse como una mujer queer. 

Definirse como queer -o no hacerlo- es una decisión personalísima y no se le impone a nadie. Para algunes todavía puede traer recuerdos muy dolorosos y prefieren tomar distancia de ella. Para otres, sin embargo, es una forma de celebrarnos en todo nuestro esplendor y como una comunidad donde, por ejemplo, la LGB no está seprada de la T y el +, sino que todes somos queer: libres, transgresores, fuertes y en resistencia.