Feminismo y vandalismo.

Por Andrea Ramos



Desde hace unos años hemos visto cómo el feminismo ha transformado los valores fundamentales de la sociedad como la indiferencia hacia el dolor ajeno, el silencio hacia la violencia pero sobre todo ¡el respeto a los mOnumEntOs!


Rayos, chicas feministas, ¿no pueden manifestarse de maneras pacíficas para poder ignorarlas agusto? ¿Qué no saben que así no consiguen aliados? Si lo piden por favor y gracias y con una sonrisa en la cara conseguirían más cosas. Pues no Alejandro, nosotras ya no decimos por favor, y te muestro unos ejemplos de por qué:


Un tuitero dijo: Debieron agarrar a todos los que estaban destrozando cosas y meterlos a la cárcel por un buen tiempo y obligarlos a reparar los daños. Así la gente entenderá que el vandalismo SÍ TIENE CONSECUENCIAS.


Nuestra respuesta: Tienes razón, el vandalismo sí tiene consecuencias: las manifestantes son reprimidas, violentadas, ahuyentadas a balazos… ¿Sabes qué no tiene consecuencias en este país? Golpear a las mujeres, violar a las mujeres, matar a las mujeres. Nos ha quedado claro que la prioridad es mantener los muros limpios, no a las mujeres vivas. Cuando es evidente que no somos prioridad para nadie, tus reglas de buen comportamiento nos importan un carajo.


Un tuitero dijo: No, Maria Elena usted y todos sabemos que ese tipo de "manifestaciones" para pedir justicia no son las adecuadas, solo son pretexto para desmadres y vandalismo y ya es hora que dejen de solapar esos actos vandálicos maquillados de "feminismo". Ya basta!


Nuestra respuesta: Mira Juan Carlos que tal si te encierras un ratito a escribir el “Manual de las buenas manifestaciones y solicitudes correctas de justicia”, te pedimos incluir los clásicos como “por favor, no me mates” y “haz paro, no me violes”, y cuando termines lo echas a la basura, porque a nadie le importa.


Un tuitero dijo: Estoy decepcionado por los sucesos en Cancún por 3 hechos.

1) Los feminicidios. (No hay suficiente empatía)

2) El vandalismo y criminalidad. (No se enfrenta el crimen siendo un criminal).

3) La represión y cobardía. (Por creer que la violencia traerá paz).

Todo mal.


Nuestra respuesta: Ah, la vieja técnica del sándwich para tratar de quedar bien con todes. Pues sí, está todo mal, entre todo eso seguir poniendo a la par el vandalismo con el asesinato de las mujeres, con la represión de las manifestantes, con la impunidad ante los casos de feminicidio. No necesitamos empatía, necesitamos justicia, y hasta que no la tengamos que se raye lo que se tenga que rayer y se queme lo que se tenga que quemar.


Un tuitero dijo: La mujeres haciendo lo que mejor saben hacer, pasar por víctimas, y la huella de vandalismo que dejan detrás, ¿¿cómo le llamas??


Nuesta respuesta: Le llamo: a ver si así les empieza a caer el veinte de que estamos hartas, necesitamos respuestas y ya no nos vamos a quedar calladitas. No nos hacemos pasar por víctimas, somos víctimas de un sistema y una sociedad que nos violenta, nos calla, nos odia… ¿qué clase de respuesta esperabas?



Un tuitero dijo: ¡Excelente! El vandalismo de esas asquerosas feministas ya es intolerable.

Ojalá las hubieran destruido a todas.


Nuestra respuesta:

¿Qué decir cuando la respuesta a nuestras exigencias de justicia es “destrúyanlas”?

Sigamos cuidándonos entre nosotras, porque nadie más lo hará.