Deadnaming


Es la acción de llamar a una persona trans con el nombre que le identificaba antes de su transición. Es un acto de violencia que puede lastimar profundamente.

¿Por qué el deadnaming está mal y es violento?

Revelar la identidad extinta de una persona trans es innecesario, una falta de respeto y una manera de posicionarte como “lo otro”. Es también una invasión a su privacidad y una negación de su identidad que, debido a la transfobia que existe en el mundo, le pone en riego de ser discriminades, acosades y violentades.

¿Por qué el nombre de una persona trans es tan importante?

Para muchas personas trans (no todas, no podemos generalizar), el cambio de nombre es un paso afirmativo en su periodo de transición, pues les permite ser vistes por los demás por el género con el que se identifican. Hacer deadnaming le comunica a la persona trans que su identidad para ti no es válida y/o “sacarle del clóste” fuera de su voluntad. (Todo esto es violento y puede poner en riesgo a la persona y su integridad)

¿Y si estoy discutiendo con una persona trans y me hace enojar?

Hmm… ¿puedes discutir sin ser malvade? Quizás no estés de acuerdo con una persona y lo que piensa, pero eso no justifica que seas hiriente, invalides su experiencia y le traigas al presente un pasado que puede ser doloros y traumático. Hacer deadnaming es un golpe muy bajo que no es un ataque contra una supuesta “ideología”, sino contra una persona real y su proceso de autodescubrimiento y realización personal.

¿Qué provoca el deadnaming en una persona trans?

Negar la identidad de una persona trans es sugerir que esa persona está siendo engañosa o deshonesta con su expresión personal, cosa que “da permiso” a que otres le violenten, ignoren, excluyan o invaliden. Algunas personas, al ser tratadas con el nombre y pronombre de su pasado, pueden poner en duda su propia integridad o recordar muchos traumas anteriores que no quieren traer al presente.