Con tus palabras y conductas, ¿le estás enseñando a lxs jóvenes que ser hetero/cis es "lo normal"

Reflexionémos


"¡Qué hermosa niña! Seguro va a tener un novio guapísimo."

Desde muy temprana edad (a veces desde que son fetos) le comunicamos a les niñes lo que se espera de elles según su género: les estamos diciendo que obligatoriamente tienen que ser heterosexuales, cisgénero y alinearse a los roles de género establecidos.

Esto puede causar una angustia enorme a una persona joven que se está descubriendo LGBT+, ya que empieza a cargar con el peso de no poder cumplir las expectativas que las personas adultas en su vida tienen. Utilicemos la creatividad, hay formas de halagar a les niñes sin asumir que son heterosexuales y cisgénero.


"Mijo... ¿pa' cuando la novia?"

Esta a veces hasta se siente malintencionada... ¿qué necesidad tenemos de presionar a una persona a que tenga pareja? Y, si la tiene, ¿cómo sabemos que está en una relación heterosexual, monógama y tradicional?

Hay muchas formas de amar en este mundo y es sumamente ingenuo que pensemos que todas las personas en nuestra familia y círculos sociales viven su afectividad y sexualidad de la misma manera que nosotres.

Si te interesa la vida de la persona, pregúntale cómo está y qué hay de nuevo, si te quiere contar sobre sus relaciones lo hará, si no, está en todo su derecho de no querer compartírtelo.


"¿Cómo está la princesa de papá?"

Todes hemos caído en ese error: queremos ser cariñoses con una niña y le decimos "princesa", con un niño y le decimos "campeón". Desde ese momento le estamos diciendo a les niñes que por sus genitales (porque muchas veces ni siquiera han expresado su identidad de género) esperamos que se comporten de cierta forma.

Hay muchas formas de demostrar el cariño sin reforzar los roles de género. Todes les niñes pueden sentirse campeones, princesas, piratas, doctores, Iron Man, sirenas o cualquier otro personaje que sueñen, sin importar el sexo que se les asignó al nacer.


"¡Tápate los ojos! Eso no es para niñxs."

Nos hemos creído la horrorosa mentira de que los temas de diversidad sexual y de género solo los entendemos las personas adultas: muchas veces les niñes, libres de los prejuicios que nosotros aprendimos, entienden las cosas mucho mas fácilmente.

Cuando no dejamos que les niñes vean a dos hombres tomarse de la mano, a dos mujeres dándose un beso, a una Drag Queen siendo fabulosa o a una persona trans existiendo libremente, les estamos diciendo que eso esta mal y que debe ser invisible. Quizás, sin saberlo, les estamos enseñando que lo que son no tiene valor, debe ser reprimido y eliminado.


Tenemos una misión urgente

Replantearnos nuestra relación con les niñes y adolescentes que nos rodean, para hacerles saber que tienen nuestro amor incondicional y qué no es obligatorio ser hetero/cis: que pueden ser quienes son sin miedo ni prisa por definirlo.