¡Auxilio! Lxs heterosexuales cisgénero me explican cosas sobre mi identidad

Advertencia

Querida persona hetero/cis, este post es para contarte cosas que, sin la experiencia de las personas LGBT+, son difíciles de entender, por lo que te sugerimos escucharnos antes de “explicarnos”.

No buscamos agredirte ni burlarnos de ti (eso chance poquito, pero de compas).

(Inserte palabra LGBT+fóbica) no debería ofenderte porque no nos referimos a ti

Okey, te entiendo que no la estás diciendo para ofenderme a mí porque yo te caigo bien, pero esa palabra ha sido históricamente utilizada para violentarme a mí y a las personas como yo.

Personas LGBT+ han sido denigradas con esa palabra desde hace décadas y, por más que tus intensiones sean buenas, no puedes borrar la carga histórica y cultural que viene con ella. ¿Es incómodo reaprender y ajustar tu vocabulario? Tal vez. Pero te aseguro que es más incómodo temblar en un rincón del antro mientras tus amigues cantan “matarile al maric**n” como si nada.

No es que yo sea LGBT+fóbicx, es que debes ser “más discretx” o “más paciente”

Me da mucha pena que mi libertad te sea incómoda y entiendo que aprendiste cosas que o son fáciles de desaprender, pero ese proceso es tu responsabilidad, no mía.

Si te incomoda que me vista o exprese de cierta forma, que bese a mi pareja frente a ti o que mis pronombres no sean los que utilizaba cuando me conociste, te entiendo y no te juzgo, pero tampoco es una excusa válida.

Te puedes equivocar y no hay problema, pero no se trata de no cambiar nada y responsabilizarme a mí.

Deberías enojarte menos al defender tu comunidad

¿Qué pasaría si todos los días yo te dijera “tú crees que eres mujer pero en realidad no eres, estás confundida” o “deberías esforzarte en ser gay y no hetero, seguro puedes”? ¡Te enojarías muchísimo!

Tal vez parezca que ñas personas LGBT+ estamos muy enojadas y puede que sea así: el sistema dominante es patriarcal, heterocisnormativo y violento y nosotres, con el simple hecho de existir, resistimos a él todos los días.

El enojo es uno de los principales detonadores de la transformación social, así que no dejaremos de estar enojades hasta que las condiciones de las personas LGBT+ mejoren.

Ser LGBT+ no es tan importante, no lo hagas todo sobre eso

Hmmm… quizá ser LGBT+ no será tan importante el día en que existir como persona de la diversidad sexual y de género no suponga el mismo esfuerzo que ganar los juegos del hambre, pero por ahora es muy importante.

Ser LGBT+ es parte esencial de nuestra identidad y tiene un impacto significativo en nuestras experiencias cotidianas: relaciones sexoafectivas, actividades laborales, acceso a derechos y servicios, desarrollo psicosocial, espiritualidad, entre muchos otros aspectos.

Así que, quizá sin notarlo, ser hetero/cis también es muy importante para ti y lo haces “todo sobre eso”, nada más que está tan normalizado que no lo notas.

Es que a ti no se te nota que eres LGBT+

No hay una sola manera de ser LGBT+, por lo que a ninguna persona “se le nota” o no. Hablo como hablo, me visto como me visto y tengo los comportamientos que tengo porque es mi personalidad y ya.

¿Y sabes qué? Es molesto que me digas que “se me nota” como un halago porque eso implica que ser LGBT+ y celebrarlo es algo malo e indeseable.

Si “se me nota”, qué bueno, porque lo soy y a mucha honra.

Tienen muchos chistes locales, eso también es exclusión

Déjanos reírnos poquito, ¿no? Tú haces tus chistes de la Champions y dices crack cada dos segundos y nadie te detiene aunque no entendamos en lo absoluto, así que danos chance.

Querer espacios exclusivos es segregarse solitxs

Los lugares que son solamente para personas LGBT+ no son para “segregarnos solitxs”: es una respuesta a que no nos sentimos bienvenidxs y segurxs en los lugares “hetero”.

Tristemente en muchos antros la respuesta a una pareja de mujeres perreando juntas es sumamente violenta y patriarcal, y si dos hombres se dan un beso corren el riesgo de que alguien los agreda. Aunado a eso, muchos espacios tienen códigos de vestimenta sexistas, clasistas y LGBTfóbicos y no garantizan la seguridad y respeto a la identidad de las personas trans.

Si bien los lugares LGBT+ también tienen que mejorar muchos aspectos, son refugios que nos permiten divertirnos con mayor seguridad (y bailar Lady Gaga en lugar de un remix horrible del intro de la Casa de Papel).

¿Por qué el orgullo? A mí qué me importa lo que hagas en la cama

1) A ver, Roberto (así te puse, querida persona evidentemente LGBTfóbica): obvio te importa lo que lxs otrxs hacen en la cama, te la pasas hablando de eso y presumiéndole a tus amigos en pedas.

2) Cuando ondeamos nuestras banderas del orgullo no lo hacemos para presumir lo que hacemos en la cama (que por cierto son maravillas), sino para celebrar nuestra resistencia y que, a pesar de la heteronorma, aquí estamos, vamos progresando y somos bien chingonxs.